Publicado en ‘Sólo Mazos‘, especial de la revista Cantrip, enero de 2008

Sólo Mazos
Sólo Mazos

Unos cuantos hobbits decidieron huir de Sauron en un barco hacia las costas perdidas del este. No muchos lograron llegar vivos, pero los que lo hicieron se instalaron en Lorwyn. Debido a las necesidades de la evolución, estos pequeños hobbits sufrieron una mutación característica: su cabeza cobró magnitudes nunca antes conocidas por lo que pasaron a ser conocidos como los Kithkin, del latín antiguo mezclado con élfico: hobbits cabezones. Pero aparte de su tamaño, esta anomalía les aportó un gran talento estratégico para la batalla y una testarudez nunca antes vista en ninguna raza de Lorwyn, por lo que pronto se convirtieron en un pueblo guerrero a la espera de tiempos de lucha, mientras tanto, se dedicaron a rememorar su pasado en la Comarca y cultivaban calabazas, patatas y melones. Pero cuentan las leyendas que hace ya mucho tiempo hubo un Kithkin que vivió en otro plano, y que al aparecerse a los dioses en sueños, inspiró  a éstos para que volviera a resurgir su raza, aunque fuera en otro plano. Los dioses se lo concedieron. Este Kithkin apareció en Leggends y su nombre era Kitkin Amrou. Leer más…