“Odio la realidad, pero es en el único sitio donde se puede comer un buen filete.”

Woody Allen, director de cine

 

0. Introducción (2)

Desde 1980’s, las películas biográficas se han vuelto cada vez más populares y ya en los 2000’s había una inundación de biopics, estilo que se convirtió muy aclamado en los días de hoy. El vicio más reciente de Hollywood, desde hace unos años, hemos visto el fenómeno de los reallity shows en la tele, revelando el apetito de las audiencias en lo que se refiere a conocer los detalles de la vida de quien es famoso. Este triunfo alcanza al cine y tiene una muy buena aceptación por parte de las celebridades, que así tiene la oportunidad de reescribir su propia historia. De acuerdo con el periódico británico TheGuardian, los artistas, muchas veces, cansados de los ataques a su propia imagen, encuentran en el cine una salida para recuperar su buena imagen.

Por otro lado, se espera de los biopics un determinado nivel de veracidad en la historia retratada, para que se reduzca el riesgo de difamación, sin embargo, en realidad, las historias suelen ser modificadas para adaptarse a un guión predeterminado, además de representadas de una manera más dramática que el verdadero hecho. Películas biográficas son trabajos muy arriesgados, además de un estudio minucioso acerca de la vida del individuo en cuestión, el equipo de producción debe realizar un análisis detallado del mundo alrededor del personaje. Son obras difíciles por diversos aspectos: Primero: cada uno tiene una visión acerca de la vida de un persona. Segundo: elegir un actor que represente alguien real es mucho más difícil que la elección para una película de ficción convencional, aparte de que el propio actor puede quedarse marcado por el personaje y no alcanzar “vuelos más altos” en su propia carrera. Es decir, agradar al público en películas biográficas puede ser un poco delicado.

Objetivos a conseguir:

  • Lograr un amplio repaso de los biopic contemporáneos de las dos últimas décadas
  • Resaltar los títulos más conseguidos de ellos, tanto a nivel cinematográfico como de veracidad y fidelidad a la biografía que cuentan
  • Reflejar las diferentes vertientes que se han abordado en este tipo de películas y la variedad y riqueza de las mismas que existe
  • Plasmar la tendencia actual a recurrir como fuente de inspiración para películas tanto las noticias como las biografías
Hellen Mirren en el papel de Elizabeth II en "The Queen"

Hellen Mirren en el papel de Elizabeth II en "The Queen"

2. Más allá de las fronteras

Pero no todas las películas biográficas iban a tener como protagonistas a los actores y acontecimientos con repercusiones políticas americanos. Y no es un género exclusivo de Hollywood. En el resto de industrias cinematográficas los biopic son un tipo de películas en alza, sobre todo los históricos, pero también ha habido un acercamiento a los personajes más recientes y de algunos momentos tan recientes como la cumbre de las Azores hace seis años, la muerte de la princesa Diana o el intento de retratar a algunos de los dictadores africanos.

“Dios salve a la reina”

Cabe resaltar que el cine británico es el más prolífico en este campo siendo el que más títulos ha producido con una especial preocupación por sus sucesos y por sus políticos, aunque su mirada no se ha limitado a su propio país. Y en otro punto de películas encontraríamos cintas de otras nacionalidades con sus propios asuntos y temas de interés político, al criticar más que nada sus propios sistemas políticas o mostrar la situación que se vive desde una perspectiva personal.

The Queen

Si en el caso del cine norteamericano empezábamos hablando de sus presidentes de gobierno, en el cine británico no podíamos hacerlo de otra forma que comenzar por un título como es “The Queen” (2006) dirigida por Stephen Frears en la que se retrata la vida de la reina de Inglaterra Elizabeth II interpretada por Helen Mirren, que como estamos viendo a lo largo de este repaso de forma habitual, le valió para conseguir el Oscar a la mejor actriz y el Globo de Oro. Pero también hay que destacar la labor del guionista Peter Morgan, que fue nominado por la academia americana al mejor guión original y premiado en los Globos de oro con el mismo galardón. “The Queen” es un acercamiento a la vida privada de la reina de Inglaterra concentrándose en los momentos posteriores a la muerte de Lady Di en 1997 en la que se despoja a la figura del monarca de su halo de inaccesibilidad para mostrarnos algo más de la persona y menos de la reina. Es un biopic poco habitual en el que se recurre a los hechos históricos para realizar una aproximación al cómo debieron de vivirse en primera persona, de ahí su atractivo por saber cómo es la corte británica por dentro, cómo es la reina en la intimidad y cómo se relaciona con las demás personas. Destaca la sobresaliente actuación de Mirren en este peculiar biopic contemporáneo. Pero no sólo aparece la reina en esta cinta, en ella desfilan las principales figuras de aquél entonces: el príncipe Felipe (James Cromwell),  el príncipe Carlos (Alex Jennings), la Reina Madre (Sylvia Syms), Tony Blair (Michael Sheen) o Cherie Blair (Helen McCrory).

prince william

Algunos años antes se estrenó un telefilm que también abordó la conmoción que supuso la muerte de la princesa Diana, pero en esa ocasión centrado en la figura de su hijo titulado “Príncipe William” (“Prince William”, 2002) dirigida por Michael Watkins para Fox Television. Es un acercamiento a la figura del príncipe William, interpretado por Jordan Frieda, Eddie Cooper como el príncipe Harry y Martin Turner como el príncipe Charles. En este caso se retrata al heredero de la corona pero desde un marco del sensacionalismo amparado por los numerosos cotilleos de los que fue protagonista los años posteriores a la muerte de su madre, por lo que se produce una exageración de los años en la búsqueda del morbo, que seguramente algo de verdad encierren, pero al no estar demostrados, se trata de una interpretación libre de la vida de la persona biografiada y el resultado no deja de ser algo mediocre con afán de lograr audiencia de una forma rápida y consumidora de prensa rosa.

The Deal

Pero no debemos de dejar de lado los políticos británicos y, sobre todo, la figura de Tony Blair, ya que tanto él como su sucesor y actual primer ministro Gordon Brown fueron retratados en “The Deal” (telefilm de 2003) en el que volvemos a encontrar a Stephen Frears en la dirección que repite colaboración con Peter Morgan como guionista pero basándose en la novela “The Rivals” de James Naughtie. En esta película encontramos a David Morrissey en el papel de Gordon Brown y a Michael Sheen como Tony Blair y nos narra de forma bastante objetiva y bien documentada las negociaciones y el pacto al que llegaron ambos políticos en 1994 para la sucesión al frente del partido laborista. Este drama con tintes políticos es un gran ejemplo de representación objetiva de la realidad, basándose en ella para mostrarnos cómo fueron los hechos e interpretando los que no son conocidos de una forma que bien pudo haber sucedido.

El conflicto de Irlanda del norte y las cárceles británicas

En el nombre del padre

Pero si existe un conflicto que ha sido llevado al cine en bastantes ocasiones, no sólo por los británicos sino también por Hollywood, ha sido el del IRA. En este campo se ha narrado en varias ocasiones algunos de los sucesos más truculentos y exaltado algunas de las figuras que comenzaron el movimiento en Irlanda. Si hay un título que sobresale entre todos es sin duda “En el nombre del padre” (“In the name of the Father”, 1993) dirigida por Jim Sheridan y basada en la biografía de Gerry Conlon, interpretado por Daniel Day-Lewis. En ella veremos como Conlon y varios de sus amigos, que son conocidos como “Los cuatro de Guilford” gracias a la gran repercusión y conmoción que causó este caso, son acusados de participar en un atentado terrorista en el que sus familiares se verán arrastrados terminando por pasar quince años en prisión intentando demostrar su inocencia. Una gran y emocionante película que retrata la vida de este hombre y cómo era el clima policial, político y carcelario entonces y lo hace de una forma emotiva aprovechando el relato de Conlon para acentuar algunos aspectos pero sin desmarcarse de lo acontecido.

Bronson

Y hablando de películas biográficas que hacen referencia al sistema penitenciario inglés hay una peculiar cinta sobre este tema: “Bronson” (2008) dirigida por Nicolas Winding Refn y protagonizada por Tom Hardy. Decimos peculiar por no emplear otros adjetivos como estrambótica, psicodélica o inclasificable. En ella conoceremos la vida de Michael Gordon Peterson, que tomó como nombre artístico el de “Charles Bronson” por el actor, y es famoso por haber sido el preso británico que más tiempo ha pasado dentro del sistema y en aislamiento. Es un acercamiento más que peculiar a la vida de este hombre, que también colaboró con el guión a través de conversaciones con su director y da como resultado una obra bastante anómala pero, a su vez, atractiva por su planteamiento en tono de humor y de plasmar la mentalidad del desquiciado preso que tiene como talento montar jaleo. Un ejemplo extremo de biopic contemporáneo.

The general

Unos pocos años después podemos encontrar otra cinta biográfica relacionada con el IRA, “El General” (“The General”, 1998) dirigida por John Boorman basada en la vida de Martin Cahill, un delincuente que desafió tanto a la policía como al IRA en la década de los 80’s. Interpretando a Cahill encontramos a Brendan Gleeson y a Jon Voight como el inspector Ned Kenny de Scotland Yard. Este biopic no es nada del otro mundo pero resulta una cinta entretenida con dos buenos actores demostrando su buen quehacer y parte de un personaje real y sus estrambóticos métodos para continuar delinquiendo. La película originalmente rodada para ser exhibida en blanco y negro, se distribuyó en algunos países (entre ellos España) en una versión en color, en contra de los deseos del director.

Veronica Guerin

A colación encontraríamos “Veronica Guerin” (2003) dirigida por Joel Schumacher e interpretada por Cate Blanchett. Esta película nos cuenta la vida de Veronica Guerin, una periodista irlandesa que trabajaba en un artículo sobre el tráfico de drogas en Dublín. Posteriormente sería asesinada por dos motoristas. Queríamos resaltar este cinta por ser una buena película y bastante fiel a la biografía retratada, pero además por recoger el impacto social que tuvo este incidente en la sociedad irlandesa, como bien queda reflejado al final del film: “El homicidio de Veronica Guerin significó un vuelco en la guerra contra las drogas pues galvanizó a Irlanda en la lucha.. Miles de personas salieron a las calles en marchas semanales contra las drogas que forzaron a los traficantes a salir de Dublín. Antes que transcurriera una semana de su muerte el Parlamento en una sesión de emergencia modificó la Constitución de la República de Irlanda para permitir que la Suprema Corte congelara los bienes de los sospechosos de traficar drogas“.

El continente olvidado

Vamos a dar un salto geográfico en lo que se refiere a personajes biografiados a través de películas para citar algunos de ellos que hemos podido ver en estas dos décadas en el cine. África y su constante historia de violencia y conflictos han pasado desapercibidos, y, seguramente, siga haciéndolos, para centrar las historias que nos vienen a enseñar en la gran pantalla. Una de las razones puede ser el que los espectadores del denominado primer mundo no estemos por la labor de querer saber más de las condiciones en las que viven los habitantes de este continente. Normalmente cuando se sitúa alguna trama en estos parajes es por su recuerdo de exotismo o porque ha habido alguna violación de los derechos humanos tan flagrante que debería ser casi obligatorio dar testimonio de ella, pero este último caso no es tan interesante para las productoras de manera que se cuentan con cuentagotas las películas que hablan de estos temas. Una tendencia actual, gracias a las nuevas tecnologías, es la de cineastas autóctonos que se atreven a levantar la voz para contar lo que ocurre su país, pero estas cintas suelen perderse en festivales ya que muchas veces carecen de la calidad suficiente o son carne de cortometrajes que buscan llamar la atención con situaciones ya conocidas. Por suerte los documentales y reportajes suplen está carencia, pero seguro que en un futuro veremos nuestros días reflejados en alguna película que por entonces será biográfica de personajes clásicos o de época.

La mujer en África

Flor del desierto

Empecemos por “Flor del desierto” (“Desert Flower”, 2009) dirigida por Sherry Horman adaptando el libro autobiográfico de la modelo etíope Waris Dirie publicado en 1998 con el sunbtítulo de “El extraordinario viaje de una nómada del desierto”. La encargada de interpretar a Horman en la gran pantalla fue su compatriota y compañera de profesión como súper modelo Liya Kebelde. Se trata de una desgarradora historia de esta mujer que sufrió una ablación cuando tenía tres años, fue vendida en matrimonio a los trece y huyó a través del desierto de esta situación hasta que consiguió volar a Londrés en donde vivía su tío como embajador de Londrés. Trabajaría en un McDonald’s hasta que fue descubierta por un cazatalentos, Terence Donovan, que la fotografío junto a la por entonces desconocida Naomi Campbell. Más tarde se convertiría en escritora, defensora de los derechos de las mujeres y en embajadora especial de la ONU. Una conmovedora película que trata de remover conciencias sobre una práctica que sufren miles de mujeres en África contada de primera mano por su protagonista a través de su novela que fue dignamente adaptada a la gran pantalla.

Mujeres de El Cairo

Un caso parecido, el de mostrar la situación de las mujeres en un país africano, concretamente en Egipto, lo encontramos en “Mujeres de El Cairo” (“Scheherazade, Tell Me A Story”; “Ehki ya shahrazade”, 2009) dirigida por Yousry Nasrallah en el que se basa en un guión original del escritor egipcio Waheed Hamed inspirado en el caso de la periodista Hebba, interpretada por Mona Zakki, junto con otras tres historias de mujeres que se ven relegadas a un papel secundario en esta sociedad que en estos momentos sería como de las más avanzadas culturalmente por su cercanía a Europa. No es un biopic tal y como lo conocemos pero sí está basado en noticias y relatos de mujeres egipcias, sobre todo el caso de la periodista que decidió saltarse algunas normas para mostrar que ellas no sólo están para cuidar y trabajar por sus maridos. Es una película remarcable, quizás le sobre algo de metraje, pero que muestra una realidad desconocida para muchos de los habitantes de su país de origen y más aún para los extranjeros.

Crímenes contra la humidad en Ruanda

Shake Hands with the Devil

El siguiente título en nuestro repaso nos lleva a otro país que ha sido retratado en varias ocasiones en el cine, Ruanda. Se trata de “Shake Hands with the Devil” (2007) dirigida por Roger Spottiswoode adaptando la autobiografía de Romeo Dallaire titulada “Shake Hands with the Devil: The Failure of Humanity in Rwanda”, acerca de su este general canadiense de los cascos azules, interpretado por Roy Dupuis, en el genocidio que tuvo lugar en Ruanda en 1994 y cómo su petición de más ayuda y apoyo a la ONU fue denegada y termino en una masacre étnica entre Tutsus y Hutus. Estamos ante otra obra que remueve conciencias y te hace plantearte varias cosas, puede que no sea una película de alta factura en lo que a calidad o belleza se refiere, pero sí que refleja con veracidad lo acontecido y vivido por esta persona en medio de un desastre humanitario.

Hotel Rwanda

Sin desplazarnos de este país centroafricano, encontramos otro título acorde a esta temática: “Hotel Rwanda” (2004), a cargo de Terry George en el que se retrata a Paul Rusesabagina (Don Cheadle, cuya interpretación fue premiada con la candidatura a mejor actor en los Oscar), un encargado de hotel, el Hotel des Mille Collines, durante los sucesos antes citados. Se trata de un lugar real en el que aparecen varias personalidades como el presidente ruandés asesinado en el transcurso de los acontecimientos, un reportero de la BBC o un coronel de la ONU preocupado por la situación inspirado en el anterior personaje, Romeo Dallaire, que en este caso se llama Olivier interpretado por Nick Nolte. No es un biopic tópico pero muestra los aspectos esenciales de la vida de Rusesabigna de una manera fiel y lo hace de una forma coherente mezclando lo que pasó con el cómo debió suceder.

Invictus

Uno de los paises que mayor número de veces ha sido retratado en el cine de África es Sudáfrica. En el título que vamos a resaltar sobresale por centrarse en la figura del ex presidente de este país que tanto reconocimiento a su labor ha tenido. Se trata de “Invictus” (2009) dirigida por Cleant Eastwood y nos narra la historia de la selección nacional de rugby sudáfricana que consigió cohesionar a todas las etnias que habitan Suádfrica durante la final del campeonato mundial de rugby que se celebró allí y a donde lograron clasificarse contra todo pronóstico al ser invitados de cortesía por ser los anfitriones. En esta cinta sale reflejado excepcionalmente el carácter de Nelson Mandela, interpretado por Morgan Freeman, que hace un alarde de valentía al ponerse en la piel de uno de los personajes clave del siglo pasado. Es un buen biopic que aborda un acontecimiento histórico de una forma adecuada al cine pero que quizás  intenta exaltar demasiado la gesta deportiva. Por el lado del retrato de Mandela podemos decir que es excelente.

El último rey de Escocia

Para cerrar este repaso de películas biográficas sobre personajes africanos vamos a mentar “El último rey de Escocia” (“The Last King of Scotland”, 2006) dirigida por Kevin McDonald basada en la novela homónima de Giles Foden en la que volvemos a encontrar a Peter Morgan como guionista junto a Jeremy Brock. En este caso se trata de un retrato personal del dictador ugandés Idi Amin, encarnado por Forest Whitaker (cuya actuación le mereció el Oscar, el Globo de Oro y el Bafta como mejor actor), a través de la visión de un ficticio médico escocés, Nicholas Garrigan (James McAvoy), que se desplaza al país para cooperar con ayuda humanitaria. Es un retrato basado en hechos y personajes auténticos pero que sirven de referencia para montar la trama amparados en las imágenes archivo que se tienen de este personaje del que realmente nunca se ha sabido a ciencia cierta cuáles fueron las barbaridades que cometió y cuáles eran rumores, hecho que queda claramente plasmado en el film, que resulta una película muy aconsejable y superior a la media con un buen guión y grandes interpretaciones, especialmente Whitaker que sabe sacar provecho de sus tics y defectos para incorporarlos al personaje.

Forest Witaker en el papel de Idi Amin en "El último rey de Escocia"

Forest Witaker en el papel de Idi Amin en "El último rey de Escocia"

Anuncios