Publicado en Uemcom News el 21 de enero de 2011

Morning Glory

Morning Glory

Una de las propuestas cinematográficas que podemos encontrar en cartelera este mes es “Morning Glory” (‘Morning Glory’, 2010), que bien podríamos traducir por “Gloria matinal” ya que “matutina” está más en desuso. Se trata de una comedia con tintes románticas que explora el mundo de los informativos matinales en la televisión americana. Como principal reclamo de esta cinta dirigida por Roger Michell, el que fuera responsable de “Nothing Hill” (1999), encontramos a Rachel McAdams como protagonista de la cinta y a un dúo de actores consagrados como Harrison Ford y Diane Keaton.

Álvaro M. Angulo

“Morning Glory” nos cuenta la historia de Becky Fuller (Rachel McAdams) una productora ejecutiva de un pequeño canal que ve cómo es sustituida de su programa de un día a otro para contratar a un empleado con más experiencia. Este hecho le abre posibilidad de buscar lograr sus sueños, que en este caso es el de dirigir el clásico matinal informativo líder de audiencia “Today’s News”. Pero en lugar de eso recaerá en un programa que ni siquiera es relevante de para las audiencias plagado de contenidos efímeros que nadie se atreve a intentar reflotar. Con su llegada tendrá que afrontar diferentes problemas como adaptarse a una nueva ciudad, a su nuevo jefe (Jeff Goldblum), a los presentadores del programa (Diane Keaton), a las exigencias de todo el staff, a intentar compaginar su vida laboral y sentimental, y, además, su primera decisión importante, la de rescatar del ostracismo a una leyenda del periodismo (Harrison Ford) no hará nada más que complicar su delicada situación.

Rachel McAdams en la Premiere de "Morning Glory"

Rachel McAdams en la Premiere de "Morning Glory"

Seguramente el punto más reseñable de esta película sea ver dos tipos de actuaciones que confluyen en ella y el contexto en el que se suscribe. Por un lado tenemos a Rachel McAdams, que lleva todo el peso de la película y su personaje principal está repleto de pequeños guiños, tics, gestos y sonrisas que logran reflejar una actuación fresca y adecuada para este papel que junto con su belleza consigue llevar a buen puerto. En la rueda de prensa celebrada el mismo día del estreno McAdams comentó que estuvo en contacto directo con varios productores ejecutivos de este tipo de programas, y experimentó de primera mano lo que es levantarse a las una de la mañana para entrar a trabajar dos horas después y sobrevivir a base de café hasta bien entrada la mañana. “Gracias a esta película sé dónde se puede conseguir un buen bistec a las 10:00 am” comentó como una de las cosas curiosas que le habían pasado.

El segundo punto reseñable es la actuación por primera vez juntos en una película de Harrison Ford y Diane Keaton. En esta ocasión como secundarios de lujo que mejoran el resultado global y que van ganando peso según transcurre la cinta. Ford es el encargado de interpretar a un periodista que lo ha sido todo en el mundo de la televisión en horas bajas. Se trata de un personaje algo agrio y malhumorado que representa ese tipo de periodismo ético que quiere contar historias importantes que últimamente escasea. “Hay periodistas responsables en las noticias, pero lamentablemente la objetividad es menor y responden más al marketing las noticias para que los espectadores se sientan cómodos con sus ideas políticas” explicó el actor norteamericano, que sobre la película dijo “que es muy difícil hacer comedia de corte clásico hoy en día ya que las audiencias son más jóvenes y tienen otro tipo de humor. Me intereso el papel por la calidad de los diálogos y la inteligencia de los personajes y de las situaciones de comedia.”

Secuencia de "Morning Glory"

Secuencia de "Morning Glory"

“Morning Glory” es una película que hará pasar un buen rato a quienes asistan a las salas a verla pero, como consejo, que tengan claro qué tipo de película van a ver. Se trata de una comedia ligera con ciertos puntos románticos que pretende entretener y mostrar la vida y relaciones que se dan en una redacción de noticias. No tiene la intención y no la busca de ser una crítica al periodismo actual ni nada por el estilo, como bien nos aclaraba el propio Michell en la comparecencia ante los medios en Madrid, “no busca el debate que hay entre los programas matinales y de noticias y su imparcialidad. No es el tema de la película, sino que son los ingredientes que forman un programa matinal”. Y conviene tenerlo claro, porque es una propuesta sencilla y divertida, sobre todo cuando el programa despega y los presentadores no se soportan, que levantará más de una sonrisa y puede que alguna carcajada, y que te entretendrá lo justo para olvidarte durante un rato de todo lo demás.