El último bailarín de Mao
El último bailarín de Mao

Una de las películas que se presentó en la última edición de la SEMINCI llega hoy a todas las salas de España. Se trata de “El último bailarín de Mao” dirigida por Bruce Beresford, conocido por ser el realizador de la mítica “Paseando con Miss Daisy” (‘Driving Miss Daisy, 1989) o “Camino al paraíso” (‘Paradise Road’, 1997); con guión de Jan Sardi, guionista de títulos  como “Shine” (1996) o más recientemente  “El diario de Noa” (‘The Notebook’, 2004). Se trata de la adaptación a la gran pantalla de la biografía del bailarín Li Cunxin, el cual ha estado implicado en el proyecto, cofirma el guión, y se ha mostrado muy contento con el resultado.

Álvaro M. Angulo

El último bailarín de Mao” nos muestra la vida de Li Cunxin. Veremos cómo es adoptado por el régimen comunista chino desde su más tierna infancia para incluirle e inculcarle sus valores a través de la escuela de ballet. Con el tiempo se convertirá en un gran artista y tendrá la oportunidad de ir a USA con una beca. Allí descubrirá que el mundo no es cómo le habían contado y tendrá que hacer un gran sacrificio en contra de su gobierno por lograr lo que quiere.

Estamos ante una película que argumentalmente sigue unas pautas clásicas, que no por ello dejan de ser eficientes, al ver cómo es el origen del protagonista, el desarrollo personal que tiene y las circunstancias que tiene que afrontar y un desenlace coherente con lo narrado. Destacan aún más esta historia al saber que está basada en la vida de un personaje real y se denota en las vivencias que nos relata. Y también en cómo nos muestra los aspectos más contradictorios de vivir bajo un régimen totalitarista y su maquinaria de propaganda, que pocas veces hemos podido ver en el día a día y contado por alguien que lo ha sufrido en su piel. Además como aderezo cuenta con las actuaciones musicales y sus coreografías, que los amantes del ballet apreciarán todavía más, mientras que los demás disfrutaremos contemplando estas armoniosas danzas.

“El último bailarín de Mao” llega como una propuesta alejada de los estrenos más comerciales de esta época del año. Y lo que nos ofrece es una historia muy correcta, bien contada y de manera coherente. Contiene ciertos momentos emocionales que nos muestra la dura experiencia vital de un artista chino que decidió salirse de los cánones que le imponían y que tuvo que pagar un alto precio por ello. Es un buen retrato de cómo ha sido China antes de su apertura al capitalismo, en claro contraste con la sociedad americana, a través del mundo del ballet y de la vida de un bailarín.

Anuncios