Publicado en Uemcom News el 28 de mayo de 2010

Los Personajes de "Perdidos"

Los Personajes de "Perdidos"

Hay algunos sucesos culturales que son recordados para la posteridad y que marcan a diferentes generaciones. En su día fue, por ejemplo, el estreno de “La guerra de las galaxias”, la trilogía de “El Señor de los anillos” o la última parte de “Matrix” en el apartado del cine. Como también el boom que supuso “El código DaVinci”, la continuación de “Los Pilares de la Tierra” o el último libro de la trilogía Millenium, “La reina en el palacio de las corrientes de aire”, en el caso de la literatura.  Esta semana parece que hemos vivido uno de esos hechos que dejan su huella en la mente colectiva y que serán recordados en el futuro con una cierta sonrisa y nostalgia. Me estoy refiriendo al final de la serie “Perdidos” o “Lost” para los que la hemos seguido fielmente con subtítulos.

Álvaro M. Angulo

Una de las preguntas que más se ha podido escuchar estos últimos días ha sido, y, a ti, ¿te ha gustado el final de Lost? Con casi un millón de personas que madrugaron un lunes sólo para seguirlo debería ser suficiente como para tener en cuenta este acontecimiento. Y ya no hablemos de la cantidad de gente que lo vio por internet las siguientes horas y los que se están reservando, los menos, para verlo doblado en español. Y es que está serie ha cautivado a un crisol de público que pocas veces se ha visto. Por lo que la expectación creada por ver cómo bajaban el telón era tremenda como poco. Y no nos engañemos, como ya hicieron en el pasado algunas otras ficciones televisivas (véase “Los Soprano” o “The Wire”), Lost ha conseguido renovar el género de serial televisivo con una fórmula difícil de clasificar. Podríamos decir que es un relato basado en flashbacks, flashforwards, alternativeflashs, ciencia-ficción, mitología, reparto coral, religión, misticismo, accidentes, surrealista, de supervivencia, etc, (y largo) agitado en una coctelera y servido con una dosis de dramuffin en cada episodio que te dejan contando las horas hasta el estreno del próximo episodio.

El término dramuffin lo he tomado prestado de un artículo que leí, pero creo que es el que define mejor una de las características de Lost. Muchos conocemos el término McGuffin para determinar un recurso que se emplea en los guiones para tener un elemento que mueve la trama pero que raramente se resuelve o que resulta de la menor importancia. Bueno, en esta serie han ido más allá. Ya que no es suficiente con La Isla, que por cierto no han explicado mucho más y no creo que lo hagan, sino que se parte de una serie de tramas, a cada cual más enrevesada, que van enganchando a los espectadores y que pocas veces se explican. En esta categoría tendríamos la serie de números, el oso polar, Charles Widmore en la última temporada, los saltos en el tiempo, etc. Gracias a ellos, Lost posee un elemento de Cliffhanger continuo que te obliga a ver los episodios como si de comer pipas se tratase. Y éste es el  gran hallazgo de la serie bajo mi punto de vista, el cómo han sabido buscar mecanismos para mantener la intriga durante tantas temporadas y el solucionarla sin dar apenas respuestas.

Y llegamos a los dos últimos episodios de la sexta temporada. Y vemos un final que era esperado, o no tanto por lo visto, y que nos deja con más preguntas si cabe que respuestas. Muchos seguidores han puesto el grito en el cielo clamando por las mentadas respuestas a todos los interrogantes que han dejado en el aire. Como bien dice un amigo mío, “lo importante no es llegar a Ítaca, lo importante es el camino hasta allí” (más o menos). Es decir, hemos podido disfrutar de las aventuras y, más bien, desventuras, de un grupo de personajes que se han desarrollando a lo largo de seis años. Hemos visto cómo iban evolucionando, creciendo, muriendo, resucitando, enamorándose, reencontrándose y perdiendo. Y todo ello en un marco supranatural que lo único que te pide a cambio es tener una dosis de fe cada cierto tiempo para ir “creyendo” lo que va sucediendo. Y si has llegado a ver el final de la serie, creo que has tenido la suficiente cordura y fe en la historia como para poder entender el final que nos han propuesto.

Entonces, ¿te ha gustado el final de Lost? A mí sí, pero, sobre todo, las seis temporadas que hay detrás de él.

Anuncios