La red social

La red social

En los tiempos que corren parece que nos hemos acostumbrado a ver cómo alguien se hace millonario de la noche a la mañana. Ya sea a través de un pelotazo inmobiliario, aceptando ciertas influencias más que corruptas o creando la nueva panacea de Internet. Nos situamos en este último apartado. Después del estallido de las últimas burbujas de especulación, véase las de la construcción o la de las denominadas “.com”, está claro que conseguir crear algo que perdure en este efímero entorno virtual que es la red de redes tiene su mérito. Todavía hace eco el boom de las empresas apostando por Second Life, una supuesta experiencia virtual que llegaría a reemplazar a la vida real. Pero ahí tenemos a Facebook. Un portal de contactos, quiero decir de ponerte en contacto, con tus amigos y conocidos, y poder echar un vistazo a sus existencias. Por si acaso alguien duda del alcance de este medio, a día de hoy son más de quinientos perfiles los que atesora. Así que algo tendrá para aglutinar a tantas personas al menos un rato consultando su página cada día.

Álvaro M. Angulo

Pero como todo gran invento de nuestra Era de la Información esconde unas personas que ganan dinero con ello. Bastante, por cierto; sino que les pregunten a los creadores de Google, por ejemplo a ver qué tal están sus nóminas. Y es que ser el dueño de una empresa como ésta está valorado en varios billones de dólares. Pero, claro, si la persona que ha creado todo esto tiene apenas veintiséis años y una de las mayores fortunas mundiales, cierta curiosidad puede despertar. Y se escribió un libro hablando de este tema que no gustó nada a sus creadores. Pocos apostaron que diera para rodar una película. Y el guión integro de esta película se filtró en Internet y más revuelos se levantaron. Y se llevo a cabo dicha película. Pocos también apostaron a que una filmación acerca de redes sociales lograría tener éxito. Y menos aun apostaron que iba a tener tanto éxito. Una cinta sobre Facebook que no habla sobre ello, sino sobre sus creadores. Los que sí que debieron ver algo entre tanta información son los responsables que firman este film, dos pesos pesados de la industria cinematográfica como son David Fincher en la dirección y Aaron Sorkin como guionista.

El caso de Sorkin conviene destacarlo, ya que es uno de los guionistas más respetados de Hollywood, y gran parte del resultado obtenido con “La Red Social” es mérito suyo. Comenzó a trabajar en guiones teatrales a la vez que compaginaba su trabajo como periodista en revistas como “Rolling Stone”. Más tarde se adaptó al cine su obra titulada “Algunos hombres buenos”, de la cual firmó el guión, y que fue un éxito de público. Más tarde firmaría varios libretos más como “El presidente y miss Wade” o la revisión no acreditada de los guiones de “La Roca” o “La lista de Schindler”. De ahí dio el salto a la televisión, en donde su prestigio continúo creciendo. Es responsable de series como “Sports Nights”, “El Ala Oeste de la Casa Blanca” y “Studio 60”. Su trabajo más reciente en el cine, de nuevo, es “La guerra de Charlie Wilson”. Sorkin hace gala de un sentido del humor y seriedad que no son habituales en la fábrica de sueños, y menos todavía sus diálogos rápidos, ágiles y cortantes.

 

Jesse Eisenberg

Jesse Eisenberg

Entonces llegó a las manos de Sorkin un libro titulado “La Red Social”, una especie de biografía no oficial, que había intentado ser censurada, de Mark Zuckerberg. Y debió de pensar que si tantas personas utilizan esta web quizás deban de conocer algo más de lo que se esconde bajo ese nombre. O puede que los titulares que ha ido aglutinando por diversas demandas de propiedad intelectual contra él. O una mezcla de ambas. O puede que tuviera el suficiente talento como para oler que detrás de la historia de este genio se pueda contar un relato de cómo de fugaz es la sociedad en la que vivimos y cómo viven los universitarios. “Créate tu propio empleo” dice uno de los personajes en la película, pero más bien tendría que cambiar el slogan “búscate tu propia forma de hacerte millonario”. Con todo esto en mente el señor Sorkin logra montar un guión bastante hermético con unas cuantas perlas de su cosecha que quedan demostradas en la vertiginosidad de los diálogos y en el tratamiento de los personajes, esbozos de cómo son y cómo quieren ser, pero con el suficiente aplomo como para no decantarse por ninguno claramente.

 

Secuencia de la película

Secuencia de la película

“La Red Social” nos cuenta cómo surgió Facebook, focalizando la historia en torno a su creador, Mark Zuckerberg, como ya he comentado, del cual hace una radiografía y, sobre todo, de su entorno, pero sin tomar posición a favor o en contra suyo, y de los problemas judiciales en los que se encuentra inmerso en la actualidad. Y conviene recalcar estos dos momentos, el presente de juzgados y demandas que se nos muestra simultáneamente con los días de la universidad en el cual era un genio asocial de la informática, mientras vemos cómo es Zuckerberg y las personas que le rodearon cuando se creó esta aplicación informática.

Pero al guión y forma de escribir de Sorkin conviene sumar a la ecuación la presencia en la dirección de David Fincher, que con su maestría camaleónica logra adaptar el discurso de Sorkin a la gran pantalla de una forma espléndida. Pero lo hace con una propuesta sobria en cuanto a florituras visuales, pero para nada en el saber montar y contar una historia. Y es que “La Red Social” nos sitúa en un periodo tan reciente como el año 2003 y el presente. Entrelazando los dos relatos de una forma unitaria y con tanta sencillez que realmente dudas en qué momento estás, pero claro con un ritmo apabullante que encadena secuencia tras secuencia apoyado en cómo los personajes se van lanzando palabras los unos a los otros.

 

Secuencia de la película

Maquinando lo que será Facebook

No hay que olvidar que estamos ante uno de los grandes directores de estas dos últimas décadas. Dentro de lo que es la estela de títulos que configuran su filmografía prácticamente encontramos un éxito detrás de otro. Desde la ya clásica para el género de asesinos en serie en un thriller convencional que supuso “Seven”; pasando por el ejercicio de estilo y discurso, aunque también con un asesino en serie de trasfondo, que es “Zodiac”; a la alborotada y demoledora adaptación del discurso de Palahniuk que fue “El Club de la Lucha”, y la anterior obra, “El curioso caso de Benjamin Button”, que quizás es la que menos reconocimiento ha recibido pero que tiene bastante en común en su planteamiento narrativo con “La Red Social”, al tratar varios escenarios cronológicos que convergen con las mismas personas. En “El curioso caso…” de forma de flashback retroactivo y en “La Red Social” en forma de mosaico hilado sobre dos puntos temporales muy cercanos.

Este nuevo trabajo de Fincher denota un dominio sobremanera de la puesta en escena que necesita cada discurso. Siendo capaz el cineasta de adaptar sus conocimientos a la historia que quiere contar sin tener en cuenta propios prejuicios, aunque sí que marca algunos paralelismos de narrador social, al volver a someter a cierta disertación el presente que vivimos en el que parece que es más importante el qué parece que somos que el cómo somos realmente, en donde las apariencias marcan un todo y el éxito es la moneda de cambio por la que sacrificar a cualquiera para obtenerlo.

 

Zuckerberg junto a Sean Parker, creador de Napster

Zuckerberg junto a Sean Parker, creador de Napster

“La Red Social” como bien se ha ido explicando no trata sobre Facebook. Ni de la implantación que éstas y otras redes de contacto tienen en nuestra vida. “La Red Social” nos relata la vida de Mark Zuckerberg. Cómo es un genio de nuestro tiempo en su época universitaria y cómo es la vida de una universidad elitista americana. O quizás la vida que anhela Zuckerberg vivir y que para lograr inventa Facebook. Pero por el camino iremos viendo cómo una persona socialmente disfuncional, puede que justificado por su genio, en la informática, claro, desea ser aceptado. Pero ello no le impide coger las ideas de otros, el dinero de sus escasos amigos, lapidar a la chica que le gusta y de la que sigue enamorado, y terminar igual de solo que como había empezado. Cabe destacar especialmente las dos escenas que abren y cierran el film, sobre todo la primera antes de que salten a la pantalla los títulos de crédito, en donde vemos una clara descripción de cómo ven otras personas a Zuckerberg. También es remarcable la actuación coral de todos los actores, en donde ninguno destaca especialmente, quizá Jesse Eisemberg que hace de protagonista teniendo que hacer un rol de arrogante genio despistado pero a su vez inexpresivo en cuanto a emociones, y de Andrew Garfield, el nuevo actor que se pondrá en las mallas de Spiderman, haciendo el papel del amigo de Zuckerberg, puede que el único, más vital y normal que él, pero que verá como a pesar de su afecto se quedará sin su reconocimiento en la labor de crear la red social más usada del mundo.

“La Red Social” es una reflexión sobre los volátiles tiempos modernos que vivimos. En donde el sueño americano de que cualquiera puede ser millonario es posible. Sin importar a quién te lleves por delante para conseguirlo. La tan manida frase de vive rápido y deja un bonito cadáver, pero mejor si por el camino te haces rico. Y en particular nos cuenta como un genio de la informática logrará crear un invento que le puede hacer rico a base de poner a la gente en contacto. Aunque tras visionarla te llevará a plantearte si es importante tener a alguien con quien disfrutar el éxito o ya vendrán gracias a él.

Anuncios